El Gerente de la EMAPA-I, Gustavo Andrade, informó que durante el año 2020, que inicia, se ejecutarán importantes proyectos que servirán para ampliar la cobertura de los servicios de agua potable y alcantarillado a la población de las parroquias urbanas y rurales del cantón Ibarra.

Entre los proyectos a ejecutarse constan: Zambal de las Rosas, destinado a mejorar la dotación del líquido vital a barrios y comunidades de las parroquias Caranqui y San Antonio de Ibarra y La Carbonería, que servirá a la parte alta de El Priorato. Andrade dijo que para concretar estas obras fue necesario realizar correctivos en los proyectos originales para continuar con los trabajos durante este año.

Además indicó que a través de una alianza con la Universidad Yachay Tech, se realizan trabajos para determinar nuevas fuentes de agua que permitan alimentar el caudal que abastece a la ciudad, tomando en cuenta que desde hace alrededor de 35 años atrás no se han hecho tareas de este tipo y que producto de esa situación, hay sectores que requieren mejoras.

Para concretar esta acción, también se trabaja en la elaboración de los términos de referencia para la contratación del estudio del nuevo plan maestro de agua potable de la ciudad, que inicialmente se estima cueste alrededor de 1 millón y medio de dólares.

Andrade indicó también que otra de las líneas en las que se trabajará este año, es la reducción del índice de agua no contabilizada, mediante inversiones para la adquisición de equipos que se deben instalar en el sistema de agua potable.

La modernización de la Empresa está considerada como otra de las prioridades. Esta tarea se ejecutará en tres etapas: redefinir los procesos, incorporar nuevas tecnologías y cercanía con la ciudadanía mediante un trabajo en territorio. Este proyecto se ejecutará con un crédito no reembolsable de alrededor de 500.000 dólares provenientes de la Agencia Francesa de Desarrollo a favor de la EMAPA-I.

En el tema ambiental, se proyecta la recuperación de 32 kilómetros de las riberas del río Tahuando, con la participación de las instituciones y la ciudadanía, esto con el fin de convertirlo a este afluente en un espacio para la recreación y el entretenimiento.

“Hay que pensar en las futuras generaciones”, aseguró Andrade, al referirse a los proyectos planteados para ejecutarse este año, que beneficiarán a la población del cantón Ibarra.