La construcción del sistema de agua potable San Eduardo-Las Malvinas, entra en la fase final. Actualmente los trabajos se centran en la terminación de la red de conducción y en los próximos días se realizarán las pruebas de funcionamiento de la planta de tratamiento.

Reportes de fiscalización de la EMAPA-I, indican que la instalación de la tubería correspondiente a las redes de conducción y de distribución registra un avance de alrededor del 90 por ciento; mientras que la obra civil de la planta de tratamiento que contempla tanque de reserva, sedimentador, base de filtros, floculador, desarenador, casa del guardián operador, caseta de químicos y cerramiento, está concluida; falta únicamente la energización de la infraestructura y la instalación de filtros.

Este nuevo sistema se ejecuta mediante un convenio de cooperación interinstitucional suscrito entre el GAD Ibarra, EMAPA-I, GPI y los beneficiarios, con una inversión que bordea los 350.000 dólares.

El Gerente de la EMAPA-I, Gustavo Andrade, dijo que esta obra es fundamental para mejorar la calidad de vida de alrededor de 700 habitantes de los barrios San Eduardo, La Violeta, El Rosal de las Malvinas y cercanías de la loma de Guayabillas, a través de la dotación de agua potable segura y en forma permanente.

En una inspección que realizó el Gerente a esta obra, sostuvo que el compromiso de la actual administración municipal y de la Empresa, es llegar con servicios básicos de calidad a todo el cantón, para que la población pueda vivir dignamente.